Una vez tuve tapones






Me llamo ausencia aunque Mayte me llame.
Ausencia es mi profesión y mi destino
que mancha con su lengua cuanto lame.
Antes que la soledad la consuma
la ausencia ha de volverte de lo mismo.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a......nada.
Hoy estoy sin saber,
para penas solamente,
hoy no tengo amistad,
tengo ansias de arrancarme de cuajo el corazón
y ponerlo debajo de una zapatilla.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Factoría