The drummer

Hay días y hay días.
Hoy ha sido un dia sin mas,sin moraleja,salvo por esa franja de nueve a diez que me ha petrificado y a la vez me producía una enorme energía interior.
The drummer hoy ha sido el paréntesis que ha hecho de la rutina una bonita y entretenida novedad que,no obstante,ya conocía.
Dum tak,dum-dum tak,dum tak,dum-dum tak...
He recordado que me muevo por pulsaciones.
Y que si yo quiero,puedo hacer que el tiempo se alaaaaargue o se deteng  a.Esa consciencia del poder de mi pulso ha hecho que en esa franja,no existiera esto;la nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Factoría

Día cinco